América LatinaArticulos y EditoralesdestacadaEcuador

¿Conseguirá el correísmo volver al poder en Ecuador?

Las primeras vueltas presidenciales en Ecuador, en los lugares donde se aplican, generan ejercicios políticos que dejan en segundo plano la ‘utilidad del voto’, debido a que están seguidas de un acto de mayor importancia como es la segunda vuelta, donde finalmente el electorado debe comportarse de manera más ‘sensata’.

Así, estas primeras vueltas muchas veces invitan a develar identidades y preferencias no solo electorales, sino también políticas en sentido amplio, que a la larga pueden tener más peso.

La gente ‘sale del closet’ y abandona las grandes casas políticas, cómo acaba de ocurrir en Ecuador. En las segundas vueltas, sin embargo, suele suceder lo contrario. Las minorías buscan volver a ser mayoría. La utilidad del voto significa la capacidad política de imponerse y ejercer poder.

Sin obviar la importancia del primer voto en las presidenciales, especialmente visto como tendencia social, en el corto plazo lo central es la coyuntura que se presenta para la segunda vuelta, que en Ecuador se disputará el próximo el 11 de abril.

Las matemáticas no fallan. El correísmo requiere una campaña que permita la suma de un contingente importante de votantes que prefirieron otra opción hace pocos días.

Independientemente del resultado del segundo puesto, el candidato del correísmo Andrés Arauz (32,7%) deberá buscar ese casi 48 % de electores que no le votaron ni a él ni a Guillermo Lasso, el candidato derechista y banquero líder de las élites ecuatorianas irremediablemente anticorreístas, quien el 7 de febrero sacó cerca del 20 %.

Hay que recordar que en la primera vuelta de 2017, cuando el correísmo iba unido en torno al actual presidente de Ecuador Lenín Moreno, Guillermo Lasso sacó el 28 % de los votos, y en el balotaje llegó a 48 %, rozando por 2,5 % la candidatura del correísmo. Es decir, tuvo capacidad de sumar un amplio contingente de votantes.

Arauz requiere sumar cerca de 20 puntos para garantizar su victoria: ¿de dónde puede sacarlos?

¿Dónde están los votos?

En la primera vuelta de las presidenciales de Ecuador en 7 de febrero emergieron en el plano electoral dos identidades que han transfigurado el mapa político este 2021: la indígena (20%) en torno a Yaku Pérez, de Pachakutik, que siempre había tenido mucho poder de movilización pero resultados electorales disminuidos; y los jóvenes urbanos en torno a la candidatura de Xavier Hervas, de Izquierda Democrática (16%), el candidato que se hizo famoso por su campaña en Tik Tok.

Pero la campaña no se trata solo de centrarse en los candidatos, más si no sabemos aún quién será el oponente de Arauz. Pensemos más asertivamente en los sectores nombrados, que se han convertido en minorías de peso electoral que parecen conducirse en franco crecimiento y sin los cuales la candidatura de Arauz estaría en claro riesgo electoral.

El evento del 11 de abril, y sobre todo la campaña previa, van a permitir ver si el correísmo tiene la capacidad de hablarle a ambos públicos y convencerles de otorgarle sus votos.

El resultado de la primera vuelta es insuficiente para cualquiera de los candidatos en una segunda vuelta. Entonces, es el momento de poner toda la carne en el asador.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 5

Cerrar